Soluciones tecnológicas de Recursos Humanos y Nómina

Encuentros digitales


Procesos selectivos en la Administración Pública, ¿y ahora qué?

Lugar

Savia TV - Streaming en directo

Fecha

Jueves 2 de julio

Duración

16:30 - 17:30

Charlamos con Rodrigo Martín, Jefe de Servicio de RRHH, Organización y Calidad del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, y Joseba López Basterra, Responsable de Formación en el IVAP (Instituto Vasco de Administración Pública) en este encuentro digital sobre mejoras en los procesos selectivos en la Administración Pública y los retos que plantea.

 

«No queremos sacarle los colores al sistema de selección de empleados públicos pero es que lleva siendo el mismo desde hace 100 años» – Rodrigo Martín, Jefe de Servicio de RRHH, Organización y Calidad del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes.

 

 

Selección de empleados públicos: judicialización extrema

 

Uno de los grande males que adolecen al empleo público es la excesiva duración de los procesos selectivos (desde que se convoca una OEP hasta que se selecciona a los empleados pueden pasar hasta tres años). Al margen de los plazos, hay un elemento que alarga aún más los procesos hasta casi eternizarlos: la judicialización. Se recurre cualquier elemento: desde las bases, a las convocatorias, a los miembros del tribunal… «El exceso de judicialización genera incertidumbre y frena la innovación», señala Rodrigo.

 

Joseba propone para acortar los tiempos convocando «mini-OEPs» cuando se detecten vacantes en algún puesto de trabajo. Aunque reconoce que el concepto «choca con la legislación de cuerpos y escalas, que ralentiza el diseño y resolución de los procesos selectivos».

 

Dicotomías entre puesto y plaza

 

A la tradicional confusión entre puesto y plaza se le suma la dicotomía que genera este tipo de disposición organizativa. «Para adjudicar las plazas seleccionamos por el conocimiento y después colocamos en puestos, que requieren desempeñar funciones», afirma Rodrigo, para que las estructuras basadas en RPT y plantilla están anticuadas.

«Un puesto diseñado hace veinte años no se parece en nada al puesto que debe ser hoy». – Rodrigo Martín.

 

Pruebas ineficaces y obsoletas

 

Tanto Joseba como Rodrigo defienden las pruebas telemáticas como alternativa a las presenciales porque éstas también tienen sus propios problemas. «Los test presenciales no son mejores. Existe la tecnología para hacerlos telemáticos pero el exceso de judicialización no lo permite», afirma Rodrigo. En el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes han hecho pruebas piloto con estas características, pero se las han recurrido judicialmente.

 

Sean o no telemáticos, como alternativa más eficaz que los manidos tests están las pruebas prácticas ajustadas al ejercicio real del trabajo, que permiten evaluar habilidades como la originalidad, la precisión, la reflexión y el ajuste al tiempo. Y también las entrevistas conductuales, «en las que se pregunta por experiencias laborales pasadas, por lo que es difícil hacer trampas», añade Joseba.

 

Nula digitalización

 

Otro de los problemas de la selección de empleados públicos es la escasa, por no decir nula, digitalización del proceso. Las Administraciones publican sus convocatorias en las páginas de empleo de sus webs y, como muhco, permiten presentar la instancia mediante vía telemática. A partir de ahí el procedimiento continúa un proceso analógico, donde no hay integración de datos, histórico, centralización ni comunicación alguna con los aspirantes. En este sentido las Administraciones Públicas tienen mucho margen de mejora, y resultar así más atractivas para los futuros servidores públicos.

 

Publigital episodio #12:
¿Qué ocurre cuando se aplica el UX a las oposiciones?

 

Falta de profesionalización de los tribunales selectivos

 

Joseba y Rodrigo señalan lo difícil que resulta configurar los tribunales selectivos porque requiere exigencia y dedicación por parte de los miembros. Rodrigo comenta que la legislación permite crear agencias de selección, entes formados por empleados públicos experimentados en la labor y que ayudarían a agilizar la selección. En línea con la CRESAP portuguesa (Comissao de Recrutamento para a Administraçao Pública).

 

«Innovar en la selección de empleados públicos tiene sus riesgos», concluye Rodrigo, pero «si se quiere, se puede».